martes, 10 de diciembre de 2013

La caverna

A veces, a través de un pequeño agujero, se pueden ver grandes cosas. El mundo exterior, la vida, está allí, dispuesta a colarse por los resquicios que le dejan las rocas. La luz se infiltra, como en la caverna de Platón.


martes, 19 de noviembre de 2013

Flip, el saltamontes

La aparición del saltamontes provoca una gran algarabía. Nadie sabe de dónde ha surgido. La gente se arremolina a su alrededor. Unos expresan su asco; otros su admiración. Los hay incluso que discuten sobre el nombre que le van a poner. ¿Gustavo? ¿Ronaldo? A mí me recuerda a Flip, el fiel protector de la abeja Maya, que vigilaba para que ésta no se enredase en las telas de araña. Sólo le falta el sombrero de copa. A pesar de eso, Flip se muestra flemático, estirándose y moviendo los ojos con gran dignidad.


lunes, 11 de noviembre de 2013

La mujer del acantilado

Varias mujeres jóvenes acompañan a una anciana. La sujetan de la mano, caminando con dificultad por encima de las rocas. Cuando por fin llegan al borde del acantilado, las jóvenes sacan sus cámaras fotográficas y, excitadas, empiezan a disparar por todos lados: hacia el mar, hacia la puesta de sol, hacia el rincón de la cala. Parlotean y se mueven constantemente. La anciana se queda quieta, serena, pensativa, con la vista suspendida en el horizonte. En otra época, ella también tenía prisa por tocarlo y devorarlo todo. Ahora le basta su mirada curtida para abarcar el mundo.


viernes, 1 de noviembre de 2013

La mujer que rema

Veo a una mujer en una barca, remando. Tiene la cara enrojecida por el sol y su cuerpo se contorsiona por el esfuerzo. A veces se para, toma aire y mira a su alrededor. Una lancha que pasa por su lado parece que sopesa ofrecerle ayuda. Ella resopla, vuelve a agarrar los remos de madera, y echando la espalda hacia atrás prosigue su marcha zigzagueante. La brújula de su interior le dice que, más pronto o más tarde, llegará a buen puerto.


viernes, 25 de octubre de 2013

El hombre del faro


Cuando veo un faro me suele venir a la cabeza la imagen del farero, una figura ya prácticamente extinguida. Me lo imagino solitario, refugiado en su pequeño cubículo, mientras fuera ruge la tormenta y las salpicaduras de las olas golpean contra la ventana. En los días plácidos y soleados, me lo imagino fumando un cigarrillo en el portal del faro, viendo pasar las barcas y saludando con una mano a aquellos niños que le han dedicado algún gesto. Y no sé por qué, siempre me lo imagino callado, rumiando para sus adentros. Debajo de su apariencia serena, añorando desesperadamente alguien con quien hablar.


miércoles, 16 de octubre de 2013

Las olas de la vida

"Sobre las olas de la vida, en el vocerío del viento y del agua, el pensamiento del poeta está siempre flotando y bailando".

(Tagore)


miércoles, 2 de octubre de 2013

sábado, 13 de julio de 2013

sábado, 6 de abril de 2013

El protector




Original manera de protegerse la cabeza...

viernes, 29 de marzo de 2013

domingo, 3 de marzo de 2013

domingo, 17 de febrero de 2013